Aún quedan buenas personas

Esta tarde después de salir de almorzar del establecimiento que Burguer King tiene junto al Carrefour Los Patios en Málaga Capital cogí mi coche y cual fue mi sorpresa que no arrancaba. Cierto que viene arrastrando un problema de arranque esporádico que hoy definitivamente me ha dejado tirado.

Como el fallo tiende a mejorar con el motor frio me dispuse a esperar pacientemente unos minutos para intentar nuevamente el arranque o para dejarlo definitivamente allí aparcado y recogerlo esta noche. Había desestimado la posibilidad de pedir ayuda (el famoso empujón para arrancarlo) porque en el pasado tuve en varias ocasiones la desagradable experiencia de ver como algunos de los seres humanos (por catalogarlos de «buen rollito») se negaban con total pasividad a ayudarme en ese mágico empujón.

En mi calurosa espera vi como 2 personas que según me contaron habían presenciado parte de mis intentos de arranque se acercaron voluntariamente a mi coche y me ofrecieron ayuda. Eso fue lo mejor que me pudo pasar, ya que en menos de 1 minuto el coche estaba arrancado y listo al menos para llevarlo a su garaje.

Como comprenderás con esto no pretendo contar que mi coche no arrancó sin más. Lo que quiero reflejar es la alegría que me produjo ver como aún comparto el planeta con seres humanos (esta vez con mayúsculas) que por el simple hecho de ofrecerse a ayudar consiguen ser personas excepcionales. Bravo por vosotros dos y por todos los vosotros que sois capaces de ayudar desinteresadamente a vuestro prójimo.

Agradecido compañeros.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.