Cartas a Milagros

Querida Milagros: Tengo que reconocerte que llevo tiempo dándole vueltas a la idea de darle luz a algunos comentarios, opiniones e incluso noticias que por su contenido o forma no tienen cabida en los humildes artículos que habitualmente escribo y que conforman este cuaderno de bitácora (ya sabes que no me gusta la palabra blog).

Abusando de tu inestimable y anónima confianza te escribiré una misiva cada vez que me encuentre con unos de estos temas que te he comentado antes. Esto nos servirá para mantener el contacto, comprendo que no siempre tan fluido como a ti te gustaría, pero tienes que entender que mis obligaciones personales y profesionales no siempre me dejan tiempo para estos menesteres. Aún así prometo ser fiel a mis lectores.

Cuídate. Hasta pronto.