El Ayuntamiento de Málaga no cuida sus parques infantiles

Cuando se hacen las cosas bien se aplauden y cuando no se critican… y no hablo de colores políticos, hablo de hechos. Hace unos meses publicaba en esta misma página mi agradable sorpresa al encontrarme a un operario del Ayuntamiento de Málaga limpiando los parques. Hoy tengo que hablar del descuido de este mismo Ayuntamiento hacía las estructuras de juegos infantiles. Ayer mi hija se clavó en la rodilla la astilla que aparece en la fotografía (Foto 1), astilla que proviene de la madera de la propia estructura de juegos.

Foto 1. Astilla de madera de 2 cm.
Foto 1. Astilla de madera de 2 cm.

Os situo para el caso particular que propicia este artículo. Parque infantil en la intersección de la Calle Nuestra Señora de las Candelas y la Calle Palma del Río (zona oeste de Málaga). Estructura de juegos infantiles en la parte central. Aparte de la madera vieja, la estructura sufre el deterioro del uso (y de algún que otro joven o adulto incívico, no lo niego). Los volantes que inicialmente existían desaparecieron… faltan tapones cubre tornillos… el tercer tobogan (había uno verde que ya no está) se rompió, lo retiraron y después de dos meses con su salida a más de dos metros simplemente asegurada con cinta de plástico pusieron una valla y nunca se volvió a saber del tobogan.

Por tres veces he enviado a través del «buzón ciudadano» de la web del Ayuntamiento de Málaga (la última ayer) aviso que esta misma estructura tiene en la planta superior, junto a la salida del tobogán amarillo, un hueco suficientemente grande (cercano a los 30 centímetros) como para que cuele el cuerpo de un niño (Foto 2, marcado en rojo)… y estamos hablando de una caida a 2 metros de altura. También avisé el día siguiente de la rotura del tobogán verde que os comento en el párrafo anterior y pasaron dos meses.

Foto 2. Hueco Peligroso.
Foto 2. Hueco Peligroso.

Si me voy a lo general, el caso que os cuento no es aislado. Son muchas las estructuras que crujen completas cuando un niño simplemente se pasea en un columpio… o faltan pasamanos… o alguna pieza aflojada se mueve (esto último podéis verlo en un elefantito de una de las dos zonas de juego del parque litoral) pudiendo pillar los dedos a los niños.

¿A qué tenemos que esperar? ¿Al desgraciadamente famoso accidente «con desgracia»? ¿A que un niño se caiga desde 2 metros de altura y se lesione de gravedad? Con los niños no se juega, entre otras cosas porque ellos no se percatan de los peligros como podemos hacer los adultos. Es necesaria una alerta especial y continua… tanto con ellos como con su entorno.

Confio en que el Ayuntamiento de Málaga se esfuerce y solucione con diligencia y prontitud estos desperfectos que preocupan a sus ciudadanos.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.