El glamour de la hierbabuena

Querida Milagros: Prometí escribirte con cierta asiduidad y por el momento no lo voy consiguiendo. Me acordé de ti cuando el otro día hacía la compra en un supermercado de esos que inundan nuestros barrios (si, en Mercadona). Como bien sabes soy un gran amante de un buen te verde con hierbabuena incluso antes de que se pusiese de moda con la proliferación de las teterías, claro que con madre caballa tampoco es dificil.

Recordarás que la hierbabuena antes se regalaba, incluso ahora aunque en menos sitios. Pues cuando el otro día fuí a comprar me di cuenta que el glamour de lo que en principio es una hierba no procedente, como les llama Iñigo Segurola a las «malas hierbas», ha subido como la espuma. Imagínate que una cajita con 40 gramos me costó 1,20 Euros. Ya, a priori no parece que sea especialmente cara me dirás, pero si haces el cálculo el kilo sale a unos 30 Euros.

Ahora entenderás porque hablaba del glamour de la hierbabuena que ha pasado de regalarse a ofrecerse al precio de un buen jamoncito serrano, o al de un buen solomillo, o incluso del pez espada. Que curioso, ¿no crees? Aún así, que quede entre tu y yo, pero hay sitios donde aún la venden a precios más bajos… vale que sin cajita y celofán, pero si está fresca el té sale igual de bueno.

Hasta la próxima.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.