Empleo y redes sociales

Llevo algún tiempo leyendo artículos en diferentes medios de comunicación donde se explica los problemas que podemos tener a la hora de buscar empleo si tenemos perfiles creados en cualquiera de las populares redes sociales personales que estan tan de moda. Incluso parece ser que empiezan a aflorar empresas de recursos humanos que miran con lupa los perfiles públicos de estas redes. Aún pudiendo tratarse de un acto de ignorancia (no creo que lo sea) no entiendo esa preocupación por lo que ponemos o decimos en nuestros perfiles de Internet.

Y yo me pregunto: Cuándo una empresa decide contratar a una persona ¿qué busca? Yo pienso que busca a alguién que sea eficaz en su puesto de trabajo, una persona que en su jornada laboral sea impecable en la realización de sus tareas, en resumidas cuentas a un buen profesional. Si ese excelente profesional cuando sale de su jornada se va con su novio/a a tomarse una cerveza, a su casa a ver una película, a planificar la salida de fin de semana a una casa rural o a bailar rock&roll, y además pone fotos e información sobre estas actividades extra-profesionales en su perfil pienso que todo esto es irrelevante para su vida laboral.

Con todas estas advertencias vamos a conseguir que al famoso engorde de curriculums, las entrevistas de trabajo en las que contesto lo que creo que es mejor para conseguir el puesto y no lo que realmente pienso, se van a unir los perfiles descafeinados preparados para convencer al más pintado especialista de recursos humanos.

No, no creo que vayamos por buen camino. Creo que los emprendedores tenemos que dejarnos ya de marear la perdiz y de ir a lo fundamental, buscar profesionales con ganas, que cumplan lo más eficazmente con sus tareas y que en su tiempo de ocio hagan lo que quieran. Os reconozco que en 20 años de profesión nunca he maquillado ni un curriculum, ni una entrevista de trabajo, ni nada parecido y mi balance es muy positivo.

Por lo dicho, yo os aconsejo que en las redes sociales seais vosotros mismos… al que le guste que lo coja y al que no… pues él se lo pierde.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.