Málaga La Bella

¡Que bonita está mi Málaga! Esta mañana he tenido la oportunidad de hacer una ruta de belenes y pasear por mi querida Málaga, la ciudad que me vió nacer y en la que vivo desde siempre. Según paseaba por las calles del centro iba recordando las palabras que da título a esta entrada, que si mi conocimiento no me juega una mala pasada fueron escritas por un poeta, pero que no recuerdo de quien se trata (¿lo sabéis?).

Tengo que comenzar reconociendo que yo al principio no estuve muy de acuerdo con la peatonalización del centro… pero errar sea de sabios o no, es humano y a veces pasa. Ahora me doy cuenta lo que ha ganado Málaga con ciertas calles sin tránsito de vehículos.

Salir desde Císter a Plaza de la Aduana y toparte con la Alcazaba de frente… en 500 metros has vivido varios siglos. La calle Larios, tan de su época por la mayoría de sus edificios y tan jovenzuela por sus maceteros, exposiciones al aire libre o incluso sus comercios. El Parque que aunque ha sido remodelado sigue recordándome mis correteos de niño y las dificultades para subirme a un burro altísimo (creo que es una escultura «en honor» a Platero) que años después demostró ser mucho más pequeñito de lo que yo pensaba. Podría seguir «babeando» mucho más pero tampoco quiero aburriros (Calle Granada, Plaza del Carbón, Molina Larios, Plaza del Obispo, Plaza de la Merced, Plaza Uncibay, Echegaray, San Agustín, Alcazabilla… vale ya paro). Y si a todo esto le sumamos su gente, la gente de Málaga ya me quedo sin palabras para expresar la belleza de mi ciudad.

Cuando veo turistas por las calles de Málaga me entran ganas de pararlos y decirles: «Enhorabuena. Habéis acertado. Estáis en el mejor sitio del planeta». Luego entiendo que por un lado me tomarían por loco, y por otro, cada uno tiene su patria chica y, muy respetablemente, sobre gustos no hay nada escrito.

Para terminar permíteme un consejo… si no conoces Málaga, ven sin pensarlo dos veces, hazme caso. Si ya la conoces pero hace tiempo que no vienes, vuelve a venir sin pensarlo dos veces, hazme caso. Si vives en Málaga, venir ya has venido, pero párate a sentir lo que a diario ves con las prisas de la vida, hazme caso.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Una respuesta a «Málaga La Bella»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.