Málaga, mi bicicleta y yo

Mi vuelta a la bicicleta muchos años después de montar cuando era niño no fue una cuestión de moda. En 2011 los Reyes Magos trajeron a mi hija mayor una bicicleta. Aunque Sus Majestades tuvieron la precaución de incluirle como accesorio aparte unos ruedines, mi hija se negó de pleno a usarlos, normal por otro lado con 8 años. El primer trayecto que hizo, ella a los lomos de su flamante bici y yo andando (¡corriendo!) a su lado, fue de unos 2 kilómetros. A la mitad del trayecto yo iba con la lengua fuera.

Y no es que mi forma física fuese especialmente lamentable, sino que aquella bici con sus ruedas de 20″ y su 6 marchas andaba bastante rápido. Ese día supe que tenía dos opciones para poder acompañar a mi hija en sus desplazamientos en bicicleta: La primera opción era ir a una tienda y comprarme una bicicleta, la segunda era ir a una tienda y comprarme una bicicleta (sí, es que era la única opción que tenía).

Cauto yo, quedé con mi buen amigo Sergio Barea y le pedí que me dejase dar una vuelta en su preciosa bicicleta urbana, que tiempo después un amigo de lo ajeno le robó. Mis sensaciones fueron buenas y me permitieron cumplir con la única opción que tenía, comprarme una bici.

Los Reyes Magos me ayudaron a descubrir una pasión. La bicicleta me aporta libertad, compañía y soledad a partes iguales. La libertad de la brisa en la cara, de ser piloto y motor al mismo tiempo, de tantas cosas… La posibilidad de compartir y circular acompañado de familia, amigos… La soledad (buscada, deseada) de estar conmigo mismo, en mi mundo, ajeno a la sociedad que me rodea…

BicicletaCuando circulo por Málaga veo que desde ese 2011 en que volví a la bici han cambiado muchas cosas para los ciclistas pero quedan aún otras muchas por cambiar.

Respecto a los ciclistas (perdonad por ponerme delante), siguen siendo demasiados a los que veo a diario, por ejemplo, por el Paseo Marítimo Antonio Banderas circular fuera del carril bici (y unos pocos nos «manchan» la reputación a todos). Los que van por el carril bici pero no respetan los pasos de peatones. Los que hacen caballitos, los que usan el móvil o los auriculares mientras montan (esto además de peligroso para ellos y los demás, está prohibido por la legislación en materia de tráfico).

En el caso de los peatones, aún muchos no respetan el carril bici, andan por ellos como si fuese su particular alfombra roja y nos increpan cuando circulamos por ellos. Les sobramos y no termino de entender la razón…

A los conductores de vehículos a motor que respeten (respetemos) cuando una bicicleta circula por la calzada. Es su derecho circular por la calzada, igual que el nuestro, y si la rebasamos o adelantamos debemos hacerlo guardando una distancia de seguridad suficiente (mínimo 1,5 metros según norma).

Al Ayuntamiento de Málaga que siga la tarea de crear carriles bici, pero carriles bici de verdad. No basta con allanar un trocito de acera y pintarla para tener un carril bici. Además se hace necesario unir los tramos de carriles bici entre ellos, para poder cruzar la ciudad entera por estos carriles. Esto unido a hacer cumplir la norma tanto a ciclistas como a peatones (a veces con la simple amonestación se aprende). Sacar del olvido de las dos ruedas a la Avenida de Velázquez (carriles bici, estaciones del servicio municipal de prestamos de bicicletas, zonas de estacionamiento). Hacer gestiones con quien corresponda para unirnos por un lado a Rincón de la Victoria, Velez-Málaga, etc. y por el otro a Torremolinos, Benalmádena…

A todos nos queda mucho trabajo por hacer, mucha conciencia por asumir, mucho margen de mejora. Con esfuerzo avanzaremos todos hacia una ciudad más sostenible. Es mi deseo y espero que sea también el vuestro.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.