No perdamos la esencia

Hace unos días me llegaba a través de mi mujer la historia de la anecdótica boda de unos amigos. Nada más escucharla sentí que habían conseguido algo para mí muy importante y que mucha veces desechamos por diferentes razones… habían conseguido mantener contra toda opinión la esencia, en este caso de su boda.

Erase una vez una pareja de jóvenes que se conocieron, se gustaron, empezaron a salir… que os voy a contar… pues eso que un día decidieron casarse. Fueron a la Iglesia para pedir fecha, reservaron el restaurante donde celebrarlo… crecían el número de invitados, muchos de ellos provenientes de compromisos…

Me diréis, ¿cómo en todas las bodas, no? ¿qué tiene de especial?

Dejadme seguir. Toda esta vorágine empezó a incomodar al novio… la celebración se les estaba escapando de las manos y ellos no querían ese festín que la familia pretendía celebrar. Así que convenció a la novia… anularon restaurante, anularon Iglesia y junto a dos amigos de plena confianza se fueron un día cualquiera (bueno, para ello dejó de ser un día cualquiera) al juzgado y se casaron. Comieron los cuatro juntos… y si, fueron felices (de verdad, a su gusto) y comieron perdices (o lubina al horno que a los que le gusta el pescado dicen que está muy buena con sus patatitas y todo). Unos días después informaron a la familia de que ya eran marido y mujer.

Y aquí va el título, no perdamos la esencia. Tenemos que vivir nuestra vida, a nuestra manera, a nuestro gusto… y olvidarnos del peso social que a veces nos aplasta a golpe de tradicionalismo u opulencia. Nos pasamos gran parte de nuestra vida haciendo las cosas que los demás, que la sociedad quieren que hagamos, pero aparcando las nuestras. Rompamos con ese esquema y sintámonos en el derecho de hacer lo que nos de la gana.

Enhorabuena pareja.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.