Nueva Ley de Tráfico

Cuando hace algunas fechas leí las declaraciones del presidente de una asociación de comerciantes asegurando que las rebajas empezarían después del 6 de enero no pude imaginar que este señor estaba equivocado, ya que las rebajas han comenzado bastante antes. Ayer 25 de noviembre entró en vigor parte de la nueva ley de tráfico y seguridad vial que comienza con curiosos descuentos en los puntos del carné a los que seguirá jugosos descuentos del 50% por pagar prontito las sanciones.

Sigo opinando que sólo tendremos seguridad en las carreteras cuando consigamos como sociedad concienciarnos de los peligros que conllevan ciertas conductas, es decir, hasta que nos eduquen en materia de seguridad vial como nos educaron cuando niños a dar las gracias cuando alguién nos hacía un regalo. Visto que este camino de sensibilización social parece no ser compatible con las ideas sancionadoras de la Dirección General de Tráfico no nos queda más  remedio que bregar con una ley que debe estar mareada de tantos retoques.

Quiero dar un repaso a algunas de las nuevas infracciones que desde hoy no llevan perdida de puntos, según las autoridades porque son conductas que no afectan a la seguridad vial. ¿Una persona que conduce de forma negligente no supone un peligro para la seguridad vial? Pues no, según la nueva ley podemos ser negligente ya que con las rebajas de otoño nos costará sólo 0 puntos. ¿Aumentar la velocidad para evitar ser adelantados no supone un peligro para la seguridad vial? Pues no… otros 0 puntos. ¿Estacionar en curvas, ¡¡¡cambios de rasante!!!, ¡¡¡túneles!!! entre otros, no supone un peligro para la seguridad vial? Pues no hombre, no… otros 0 puntos.

Eso si, alegan que la sanción económica si que le caerá al infractor… muy señor mío, hay conductores que tienen suficiente dinero para pagarse todas las sanciones (ni os cuento cuando entren las rebajas 2×1) que les apetezca y más aún cuando además ahora no se nos retirará el permiso con caracter temporal, sino sólo por la perdida de los puntos.

Por otro lado y pensando sobre todo en los profesionales que hacen cargas y descargas en las ciudades, si me parece bien que no se sea tan rígido con las segundas filas o los estacionamientos en las paradas de autobús. Yo creo que en esto siempre ha faltado distinguir entre el estacionamiento incorrecto que no molesta a la circulación y el que si lo hace, por ejemplo provocando el bloqueo de uno de los carriles de la marcha. Este es otro tema largo de tratar.

Y digo yo, ¿Porqué no invertimos en eliminar puntos negros? ¿Porqué no invertimos en concienciar a la ciudadanía adulta de los riesgos? ¿Porqué no invertimos en más talleres incluso asignaturas completas sobre tráfico y educación vial en los colegios? ¿Porqué los padres no educamos más en seguridad vial? Falta mucho por hacer, pero merece la pena el empeño.

Termino con la impresión del pataleo inútil. No entiendo nada. Debo estar placidamente dormido y dentro de un rato mi despertador me devolverá a la realidad y esto sólo ha sido un sueño. Espero que sea así y nunca haya tenido que escribir este artículo.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.