Redes (anti)sociales

El otro día mi antigua discípula (fui su profesor de Informática cuando hacía su carrera de turismo) Estefanía Navas escribía en su muro de Facebook: «Vamos a ver la utilidad de esto de las redes sociales: de mis 192 contactos de FB, ¿alguien quiere tomarse una cerveza conmigo esta noche?». Le comenté que su entrada me había sugerido un artículo para mi blog que aquí está. Conste que lo escrito aquí es genérico y no va referido personalmente a mi ex -alumna (¡ella es mucho mejor que todo esto!).

Redes SocialesLa historia de la humanidad comenzó mucho antes de que a un estudiante de Harvard llamado Mark Zuckerberg se le ocurriese crear Facebook. Las relaciones sociales entre seres humanos ha existido desde siempre. Antes en la barra de un bar, ahora detrás de un teclado.

En mi opinión la principal diferencia está en que fuera de Internet sólo nos tratamos con las personas que por una u otra razón nos interesan, y dentro somos más permisivos y aceptamos a nuestra lista de amigos mucha morralla.

Ahora alguno de mis 308 amigos de Facebook se estará preguntando si va por él/ella. 

Posiblemente tengamos una necesidad de ser leídos, de vanagloriarnos de nuestros logros, de demostrarnos a nosotros mismos que no somos un cero a la izquierda en este mundo de felices infelices. Alimentamos nuestro ego y para ello necesitamos tener muchos seguidores, aunque sea de tipo morralla, para conseguir nuestro objetivo. Si es así estamos perdiendo el norte…

Pero claro, os tengo que reconocer que gracias a Facebook me reuní 28 años después con mis compañeros del Colegio El Divino Pastor y os aseguro que no lo hice como un acto de vanagloria personal. Entonces parece ser que las redes sociales ayudan a localizar a amigos, conocidos, compañeros, novios o amantes al que algún día le perdimos la pista… y eso es bueno.

Incluso algunos profesionales de los recursos humanos aseguran que miran las redes sociales para conocer mejor a los candidatos a un puesto de trabajo. Vamos, que si te vas de fiesta una noche, te haces un par de fotos «alegres» y las subes a Facebook ya no eres buen profesional. ¡Ay Señor!

¿Son buenas o malas las redes sociales? Pienso que ni lo uno ni lo otro. Son un instrumento más para acercar o alejar a las personas. Como comenté en un artículo sobre la amistad, yo seguiré contando a mis amigos con los dedos de una mano.

Ahora mis amigos de la mano se sienten nombrados y el resto no. 

Estefanía consiguió cerveza y aperitivo a domicilio posiblemente de uno de esos amigos de siempre, de los que están ahí con o sin redes sociales.

Al final somos las personas las que decidimos, eres tu el que decides eliminarme de la lista por haberte llamado morralla o porque realmente no te intereso y nos aceptamos por vete tu a saber que. Si no somos capaces de vivir sin redes sociales tenemos un problema, si podemos vivir sin ellas cumplen su función de instrumento y punto.

¡Puf! Que lío… creo que mejor me voy a cotillear un rato a ver que ponen los demás en su Facebook. ¡Qué envidia no haber inventado yo todo este tinglado!

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

5 respuestas a «Redes (anti)sociales»

  1. Este articulo es muy interesante. Tengo que decir que has dado en el clavo. Esta claro que en Facebook tenemos mas amigos de los que podemos gestionar. y ser amigo en facebook permite cotillear. Me acuerdo de una conversacion que tuve con mi madre cuando tenia 15 años. Me dijo que Facebook era la mejor manera de no tener amigos. Vale no cuela. Cuando tenia 15 años noi siquiera existia internet. Entonces creo que dijo: los amigos se cuentas sobre los dedos de una mano mutilada.
    Muy buen articulo y sobre todo muy buen experimento , lo que hizo Estefania

  2. Gracias por tus halagos hacia mi artículo y por tu comentario absolutconsulting, soltero sensible o como te llames, jajajaja.

    Por un lado, veo que tu madre es una mujer sabia. Por otro, no había caído al escribir el artículo en lo que dices: «en Facebook tenemos mas amigos de los que podemos gestionar»… cuanta razón. Aún queriendo ser amable con todo y cada uno de ellos no da tiempo. Necesitas casi una oficina de atención al amigo de Facebook. Genial apreciación la tuya.

  3. estoy viendo una oportunidad de negocios: gestor de amigos de segundo nivel en Facebook. una especie de community manager que les hace creer que leemos sus cambios de estado al diario :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.