Reflexiones sobre Twitter

Las redes sociales siguen haciéndose un hueco (cada vez mayor) en nuestras vidas. Si hace algunos años empezaba a parecernos extraño el vecino, amigo o familiar que no disponía de una dirección de correo electrónico, ahora nos lo parece si no está presente en alguna red social. En este artículo os quiero contar mi experiencia con Twitter y de como cada día me gusta más que Facebook, la veo más social.

La cronología, la historia, me permite afirmar que Twitter no deja de ser una copia de Facebook. Esto no es nuevo en Internet (ni en la Informática, ¿cuántas veces se habrán mirado «de reojo» Apple y Microsoft para crear sus sistemas operativos?), muchas empresas copian ideas y crean sus propias plataformas de lo que sea… después muchos factores hacen que unas y otras asuman diferentes posiciones en el mercado.

Pues a mi Twitter me costó. Tengo cuenta desde 2009 pero no conseguía hacerme con él. Si véis mi histórico de tweets (mensajes en Twitter) hay uno de julio de 2009 (el primero) donde expreso: «Día 0: Intentando entender «Twitter».», para después pasar directamente a marzo de 2011 cuando mi buen amigo Xabier Conesa (@Xabitxu68) me decía… «tenías que tener publicado un enlace al último artículo de tu blog en Twitter» a lo que yo le respondí «es que no termino de verle yo la gracia al Twitter ese».

Pues finalmente se la ví. Lo veo más social que Facebook, sin tanto juego y sin tanta etiqueta fotográfica, pero más social. En Twitter es más fácil interactuar con personas afines (o no) en ideas, en gustos, en aficiones, en profesión… incluso intercambiar mensajes «de tu a tu» con personas populares, conocidas socialmente, relevantes… (¡no se como definiros!). A mi me gusta intercambiar ideas, conocimiento, opinión, pienso que, además de ser una cualidad (la capacidad de dialogar de personas con diferentes puntos de vista) enriquece al ser humano, y Twitter tiene mucho de ese intercambio. Los hashtags o las menciones (ahora copiadas por Facebook) facilitan la comunicación con conocidos y extraños a un punto admirable y muy agradable desde el punto de vista social.

Esa comunicación de la que os hablo es especialmente curiosa cuando alguno de los interlocutores pertenece a ese grupo de personas populares que antes no conseguía definir. Algunos se mantienen en su «estatus» (entre comillas porque, con todo mi respeto, ellos se lo pierden) y no cruzan ni una sóla palabra con el pueblo llano. Otros saben que es una red social (eso, social) y participan de las conversaciones o responden cuando les preguntas como un miembro más. Entre este último grupo, los que conocen de que va el tema, tengo que destacar (entre mi entorno y a modo de ejemplos) a Nira Juanco (@njuancof1), periodista de «La Sexta»; Jacobo Vega (@jacvega), periodista en «La Sexta» y en «GrandPrix Actual»; Emilio Márquez (@EmilioMarquez), veterano emprendedor en el sector de Internet; Jesús Encinar (@Jesus Encinar), emprendedor también en Internet, Jaime Alguersuari (@alguersuariJA), piloto de Fórmula 1.

Ya se que os dejo con la curiosidad de aquellos que no interactuan y prefieren mantener su «estatus» (de nuevo entre comillas). No, no hace falta nombrarlos, respeto su forma de actuar aunque no este de acuerdo con ella.

Moraleja… prueba Twitter y me cuentas.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.