Retrasos en las consultas médicas

Dejo claro desde el principio que en todo momento me estoy refiriendo a consultas y clínicas de sanidad privada. Y es que ayer mismo tuve que esperar 50 minutos sobre la hora de la cita para que el otorrino atendiese a un familiar. Algo que en otros sectores comerciales (el médico no deja de ser otra «empresa» de la que solicitamos un servicio) nos parecería absurdo, cuando nos referimos al sector médico admitimos estos retrasos sin sentido.

Si llamamos ahora mismo para que nos reserven una mesa en un restaurante para mañana a las 2 de la tarde, sabemos que a esa hora tendremos una mesa con nuestro nombre esperando nuestra llegada; 0 si vamos a una reprografía a hacer unas fotocopias de cualquier documento, también sabemos que en unos minutos saldremos con nuestras flamantes copias ya hechas.

Nadie se extrañaría de que si llegamos al restaurante a las 2 y nos dicen que nuestra mesa estará lista para las 3 y cuarto… o si el empleado de la reprografía nos asegura que tardará 45 minutos en hacer nuestras cinco copias… nos quejemos energicamente o simplemente nos vayamos sin comer o sin copias a buscar otro lugar donde nos atiendan mejor, además de no volver y de contarselo a todos nuestros amigos para que eviten que les pase lo mismo.

Pues bien, cuando hablamos de la cita del médico todo es posible, y lo peor es que esperamos el tiempo que haga falta. Está mal, mal por no quejarnos y mal por no atendernos a la hora pactada. Estimado doctor usted no puede sistemáticamente adueñarse de 30, 40 50 ó incluso 100 minutos de mi vida. Eso no está bien, más aún cuando el retraso se puede solucionar dando las citas más espaciadas  en el tiempo. Si has pensado estar conmigo 5 minutos, pero llegas a lo mejor 10 minutos tarde a tu consulta, y la señora que iba delante no tiene nada que hacer y te ha entretenido 15 minutos… nada más empezar ya vas con 4 pacientes de retraso.

Yo entiendo que haya un retraso porque a un paciente le ha surgido una urgencia y lo han pasado a primera hora, o ese paciente que estuvo la semana pasada y que le has pedido que vuelva a los 10 días para valorar su evolución, pero 50 minutos… 1 hora… hora y media… no, eso es un problema claro de gestión de tiempos. Dar las citas más espaciadas, como decía antes, o dejar siempre 1 hora antes de comenzar la consulta habitual para imprevistos (esto conozco varios médicos que lo hacen). Se gana menos… si, ya lo se… como el del restaurante que para atender bien a sus clientes no puede pretender dar de comer a las 5 de la tarde.

No puedo terminar sin aplaudir a los muchos médicos, posiblemente la mayoría, que atienden en hora a sus pacientes. Recuerdo los comentarios al respecto de mi buen amigo Manuel Aguirre, que en alguno de sus veranos de juventud hacia de enfermero (¿está bien dicho Manolo?) en la consulta de su padre el Dr. Aguirre Baquero. Me decía en referencia a este tema: «Mi padre da citas a sus pacientes cada 15 minutos y así se asegura que atiende a todos a su hora». Ni una palabra más.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.