Radioaficionados CB27: La banda ciudadana de mis amores

Hace unos días desempolvé la emisora de radioaficionado que tanto me hizo disfrutar en los años 80 y parte de los 90. Ya me había avisado mi buen amigo Javier Conesa, el mismo que me dió a conocer este apasionante mundo, que había rastreado las frecuencias de 27 MHz. y que no quedaba prácticamente nadie… aún así quise verla funcionando de nuevo.

Continuar leyendo «Radioaficionados CB27: La banda ciudadana de mis amores»

De Mar de Plata a Málaga

Hace unos días me comentaba una persona un momento de su vida que os confieso me encandiló. Esta persona que os comento vivía en Mar de Plata (Argentina). Decidió cambiar de lugar de residencia, quería venirse a España. Fue a una agencia de viajes y pidió que le aconsejaran un lugar donde vivir en España que fuera igual que Mar de Plata. El agente de viajes le pidió unos días para valorar opciones. Pasado ese tiempo, la llamó y le dijo: «el lugar que buscas se llama Málaga». Me siento ciudadano del mundo pero llevo a Málaga en mi corazón y en mi alma. Feliz de escuchar esta historia que ahora comparto con vosotros… y feliz de la conclusión de aquel agente de viajes que le aconsejó el paraíso.

Málaga, Casa Aranda y mis abuelos

He estado esta tarde tomando un café con churros en Casa Aranda, en la de siempre. Os confieso que no hay una sola vez que vaya a Aranda y no termine con los ojos llenos de lágrimas. Llevo toda una vida, toda mi vida, yendo allí. Y las lágrimas las provocan el recuerdo de mis abuelos esperándonos sentado en una de las mesas en la calle pegados al muro de la cafetería. Es una de tantas imágenes grabadas de mi niñez que desgraciadamente ya son irrepetibles.

Continuar leyendo «Málaga, Casa Aranda y mis abuelos»

Málaga, mi bicicleta y yo

Mi vuelta a la bicicleta muchos años después de montar cuando era niño no fue una cuestión de moda. En 2011 los Reyes Magos trajeron a mi hija mayor una bicicleta. Aunque Sus Majestades tuvieron la precaución de incluirle como accesorio aparte unos ruedines, mi hija se negó de pleno a usarlos, normal por otro lado con 8 años. El primer trayecto que hizo, ella a los lomos de su flamante bici y yo andando (¡corriendo!) a su lado, fue de unos 2 kilómetros. A la mitad del trayecto yo iba con la lengua fuera.

Continuar leyendo «Málaga, mi bicicleta y yo»

María del Rosario Gallardo Guillén, la seño Charo

No es la primera vez que afirmo en esta mi bitácora personal que hay profesores que han pasado por mi vida y que la han marcado positivamente y para siempre. Hace algunas semanas terminaba el curso 2011-2012 y muchos padres y madres despedíamos con una dosis de tristeza a la seño Charo, la profesora que durante los tres años de educación infantil ha sido la tutora de mi hija Cristina y que está dentro de esos profesores especiales que te hacen persona.

Continuar leyendo «María del Rosario Gallardo Guillén, la seño Charo»

Renault: La marca de coche que jamás volveré a comprar

Cuando la familia crece y ves que el Seat Panda «heredado» de tu madre, y que tantas alegrías me dió, se queda pequeño para los sistemas de retención infantil optas por cambiar de coche. Si además cumpliste tus primeros años de vida allá por los años 70 montado en un Renault 8 y deseaste cumplir los 18 años para tener carné de conducir a bordo de un Renault 18, ambos de mi padre, la historia dice que mi coche tendría que ser un Renault. Y aquí comienza mi gran error y mi peor elección.

Continuar leyendo «Renault: La marca de coche que jamás volveré a comprar»

Bicicletas en Málaga: Mucho por aprender

Vuelvo a un tema que ya había tratado con anterioridad. Cada vez más las ciudades españolas se estan llenando de bicicletas. Algo que ya ocurre en otros paises europeos desde hace años, en el nuestro empieza a ser una realidad ahora. Todo cambio, y más cuando es un cambio de mentalidad, lleva un periodo de adaptación que todos (ciclistas, patinadores, peatones, conductores de otros vehículos e incluso instituciones) debemos asumir. Nos queda mucho por aprender.

Continuar leyendo «Bicicletas en Málaga: Mucho por aprender»