La gran mentira de Facebook

Lo reconozco, cada vez me gusta menos Facebook. Me aporta muy poco leer frases simplonas, en muchas ocasiones no dichas por la persona a la que se le atribuye (además de no haber sido contrastada por quien la publica o comparte, ¿para qué?). Me aporta muy poco recibir docenas de peticiones a juegos (si las veinte primeras peticiones no las he aceptado, la veintiuno pensad que es muy probable que tampoco lo haga). Pero sobre todo me aporta muy poco la verdad sesgada de muchas de las publicaciones que a diario leo en mi «timeline».

Continuar leyendo «La gran mentira de Facebook»