Vergüenza torera y educación

Acabo de llegar a la oficina de visitar a un cliente. A finales de la semana pasada me pidió que me pasará para solventarle un problema en uno de sus equipos informáticos… tras el largo puente, habíamos quedado hoy. Cuando llego se acerca a mi, me saluda con la educación y amabilidad que le caracteriza y me confiesa que ya lo solucionó el viernes a última hora, pero que se le pasó avisarme. Me ha pedido disculpas y tan amigos.

Si a priori habéis pensado que este es el comienzo de un artículo donde criticaré ferozmente su olvido, y a la postre mi pérdida de tiempo, os adelanto que estáis muy equivocados. Fijaros que ha tenido la educación, la vergüenza torera, de decirme personalmente con toda claridad y confianza algo tan humano como un olvido.

Vergüenza torera y educaciónCuando empiezas a tener cierta edad esto te sorprende gratamente porque ya empiezan a faltarte dedos en las manos para contar a otras personas que no tienen suficiente valía ni educación y que mandan a algún subalterno (léase empleado) a tratar sus trapos más o menos sucios. Siguiendo el símil taurino es como si el matador le pide a alguno de su cuadrilla que le mate al toro que a él le da miedo. Si te da miedito, no te metas a torero.

En la entrevista que mi apreciado Esteban Mercer tuvo la amabilidad de concederme la pasada primavera hablaba de esa misma educación que hoy defiendo. A mi también me gustan las personas inteligentes, educadas, evolucionadas y amables… y cada vez detesto más a los seres primitivos de cualquier condición social.

Decía Nelson Mandela: «La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo». Sigo mi miércoles con la satisfacción de disfrutar en mi vida de personas educadas, de personas con vergüenza torera.

¿Te ha gustado? Compártelo... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.